Corticoides

Las personas alérgicas, como primera medida para evitar que se desencadenen las alergias, deben evitar el contacto con el alérgeno. En caso de que se produzca una alergia, existen tratamientos para combatir los síntomas de la alergia.

Los corticoides son fármacos con acciones anti-inflamatoria e inmunosupresora (supresora de reacciones de defensa), por lo cual reducirán las manifestaciones clínicas de la alergia. Es importante recordar que el uso de estos fármacos está asociado con muchos efectos secundarios, por lo que su uso debe ser estrictamente indicado por el médico.

Existen actualmente disponibles en el mercado formas inhalatorias, para minimizar los efectos secundarios. El período necesario para lograr la reducción de los síntomas con los esteroides tópicos es de una semana aproximadamente. Por este motivo, el uso de antihistamínicos concomitantemente es importante en este periodo de tiempo para el alivio sintomático del paciente.

No obstante, no se deben suministrar durante más de tres meses consecutivos y no se deben prescribir a los niños y siempre bajo control médico.

Los corticoides están disponibles en diversas formulaciones: cremas, lociones, sprays nasales y colirios.

Los sprays nasales y colirios son algunas de las formas de los corticoides