Skip to main content

Inmunoterapia – Vacunas para la Alergia

tratamientos-inmunoterapia.jpg

¿Qué es y cómo puede ayudarte con tu alergia?

La inmunoterapia para combatir la alergia consiste en un tratamiento que persigue la tolerancia a una sustancia alérgica a través de su administración de forma periódica y en cantidades crecientes.

El tratamiento con inmunoterapia (vacunas alergénicas) está indicado en determinados tipos de rinitis y asma alérgica, y en los pacientes con reacciones graves de hipersensibilidad a veneno de himenópteros (abejas y avispas).

La eficacia de este tratamiento con vacunas está relacionada con la calidad del extracto seleccionado, la duración del tratamiento y la dosis administrada. Como resultado, se mejora la producción de anticuerpos en el paciente, lo que resulta en mayor tolerancia a los alérgenos.

Además, la inmunoterapia se puede utilizar en combinación con otros medicamentos y medidas preventivas.

Tipos de vacunas para la alergia

Si tenemos en cuenta el tipo de administración y para simplificar podemos distinguir entre dos variedades de administración:

Subcutánea

Pinchada habitualmente en el brazo. Se comienza con una frecuencia que suele ser semanal, pero puede variar si se lo indica así su alergólogo y se repiten hasta alcanzar una dosis máxima. A partir de este momento se espacian las dosis y se administrarán una vez al mes durante el tiempo que se le haya recomendado.

Sublingual

Se colocan las gotas debajo de la lengua y debe esperarse unos minutos antes de tragarlas. Al principio se utilizan diariamente hasta llegar a la dosis máxima y luego 3 veces en semana o diarias según las presentaciones.

En los últimos años se vienen utilizando pautas rápidas y/o agrupadas con dosificaciones distintas que se administrarán siempre bajo supervisión del alergólogo. Las vacunas para la alergia deben revisarse por el especialista de forma periódica valorándose tolerancia y mejoría de los síntomas

¿Qué alergias pueden tratarse con inmunoterapia?

Las vacunas para la alergia resultan muy eficaces para combatir y prevenir ciertas enfermedades alérgicas, con capacidad de mejorar los síntomas, detener su progresión y prevenir el desarrollo de nuevas sensibilizaciones.

Algunas de las alergias tratables con inmunoterapia son las producidas por:

  • Pelo de mascotas
  • Humedad y moho
  • Polen y otras plantas
  • Picaduras de avispas y otros insectos
  • Ácaros de polvo

Además de la inmunoterapia, otras formas que ayudan a tratar los síntomas de tu alergia incluyen los corticoides y antihistamínicos.