Alergia al sol

La mayoría de las reacciones que produce el sol en nuestra piel no son reacciones alérgicas, sino que se deben a una acción directa del sol que puede provocar quemaduras, erupciones y cambios de pigmentación.

Cuando hablamos de alergia al sol, estamos hablando de una reacción dañina que se produce ante una exposición normal al sol. En muchas ocasiones, se trata de una reacción frente a otro alérgeno pero que necesita de la radiación solar para producirse.

Los síntomas que suelen aparecer como consecuencia de la alergia al sol son síntomas cutáneos: erupciones, eccemas y urticaria.

Bajo el sol protégete para no sufrir erupciones, eccemas y urticaria.