Skip to main content

Alergia al sol

alergia-al-sol.jpg

La mayoría de las reacciones que produce el sol en nuestra piel no son reacciones alérgicas, sino que se deben a una acción directa del sol que puede provocar quemaduras, erupciones y cambios de pigmentación.

Cuando hablamos de alergia al sol, estamos hablando de una reacción inmunológica que se produce ante una exposición normal al sol. En muchas ocasiones, se trata de una reacción frente a otro alérgeno pero que necesita de la radiación solar para producirse. Su nombre científico es el de erupción polimorfa lumínica (EPL).

Síntomas

Los síntomas que suelen aparecer como consecuencia de la alergia al sol son síntomas cutáneos:

  • Erupciones
  • Eccemas
  • Urticaria
  • Enrojecimiento
  • Inflamación
  • Picor
  • Ampollas
  • Descamación

En cuanto a su duración, las lesiones producidas como síntomas de la alergia al sol pueden mantenerse en el tiempo durante un par de días, terminando por desaparecer por completo si se evita exponer de nuevo las zonas afectadas.

Tratamiento

El mejor tratamiento para a la alergia al sol es la protección de la piel: evitar exposiciones importantes a los rayos ultravioletas y hacer uso de protectores solares. Presta atención a zonas del cuerpo que más quedan expuestas al sol, como cuello, pechos y brazos, especialmente en primavera y verano.

En caso de aparición de los síntomas, un tratamiento a base de antihistamínicos o crema con cortisona podría ayudar a aliviarlos. Para síntomas más severos, tu médico puede sugerirte un tratamiento más específico, como antihistamínicos o corticoides con receta.

Otros consejos prácticos que puede ayudarte a calmar los síntomas, como las erupciones y urticarias, son:

  • Darse duchas frías y dejar secar la zona afectada sin hacer uso de toallas.
  • El polvo de avena mezclado con agua templada puede ser un buen remedio natural para algunas personas.
  • Evitar usar prendas ceñidas que no permitan respirar a la piel y puedan agravar la irritación.

Cómo saber si tengo alergia al sol

Una forma práctica de determinar si se tiene alergia al sol es prestar atención a cuándo y cómo aparecen los síntomas. La aparición de los síntomas en zonas concretas del cuerpo después de que hayan sido expuestas al sol es un claro signo de este tipo de alergias.

Ten presente que la aparición de las lesiones puede producirse varias horas o incluso días después de la exposición al sol.

Además, es recomendable someterse a un seguimiento clínico por parte de un especialista que pueda proporcionar un diagnóstico detallado.

La alergia al sol se caracteriza por que sus síntomas se muestran principalmente en la piel. Pero no es la única. Otros tipos de alergia pueden causar también síntomas similares. Conocer más sobre ellas te ayudará a identificarlas.