Skip to main content

Alergia en verano

Hay muchos factores que pueden causarnos alergias en verano, los más comunes son el polen, la exposición al sol y las picaduras de insectos, pero hay muchos más.

En este periodo estival, el polen suele provenir de flores pequeñas, como las gramíneas, pastos y la mayor parte de los cereales. La alergia al polen en esta época produce congestión ocular y nasal con intenso lagrimeo, picazón de ojos y nariz, estornudos frecuentes, descarga de mucosidad y, en algunos casos, crisis asmática.

alergia-verano-chica.jpg

Alergia en verano

Otra alergia en verano común es la urticaria y eczema. Los principales causantes son el calor y la exposición al sol, por ello hay que usar protección adecuada con cremas con filtros solares y permanecer poco tiempo y en horarios adecuados: antes de las 11 y después de las 16 horas.

También son usuales las avispas y las abejas, principales causantes de la alergia a insectos, así que, si vas a estar al aire libre, procura vigilarlas, ya que su picadura puede generar una reacción.

alergia-verano-comida.jpg

Comida para la alergia en verano

De igual manera, en esta temporada son frecuentes las alergias alimentarias, por ello hay que vigilar las comidas fuera de casa cuando desconocemos los ingredientes. O los animales como caballos, ovejas, cabras, ratones, hámsteres… que pueden provocar rinoconjuntivitis e incluso asma, entre otros.

Otros factores que pueden causarnos reacción son bañarnos en piscinas con cloro, los ácaros de las viviendas de alquiler, que suelen estar muy presentes en zonas costeras.

ALGUNOS CONSEJOS PARA EVITAR ALERGIAS EN VERANO:

Es importante prevenir el contacto con el alérgeno, especialmente en primavera ya que es la época de mayor concentración. Para ello hay algunos trucos muy útiles:

  • Procura saber siempre si existe un tratamiento preventivo que puedas tomar antes de comenzar tus vacaciones.
  • Porta siempre contigo un informe de tu especialista con los detalles de tu alergia, no importa si el viaje es nacional o internacional.
  • Usa protección solar y no abuses de la exposición al sol.
  • Si tienes sensibilidad al cloro, es mejor bañarse en el mar que en la piscina.
  • Si comes fuera, pregunta por los ingredientes de las comidas.
  • Ten cuidado con los insectos.
  • Si vas a una casa de alquiler, limpia y desinfecta todo a fondo.
  • No te expongas demasiado a especies animales con los que no tengas trato habitual.